Mercuriales

 

DE ALGUNOS ATRIBUTOS MERCURIALES QUE EL LECTOR PUEDE SALTAR IMPUNEMENTE (Epílogo)

Mercuriales podría ser un viaje arquetípico, como el de la Divina Comedia por ejemplo. A “Teorías del fondo del espejo” (paulatino descenso a los infiernos), le siguen “Parábolas de los trabajos y los días” (pequeñas historias del purgatorio cotidiano) y “Teorías del reposo” (figuración de un paraíso asimilable al reposo y la secreta euforia que a veces embarga, como un don, los sentidos). Entre el infierno y el purgatorio, “Las altas superficies”: refracciones del apetito compensatorio de trascendencia. Abre el conjunto “Sandalias de Mercurio” porque en el principio –del Homo Sapiens, de la escritura, de la historia− fue el verbo, estrategia de supervivencia simbólica de la especie; y lo cierra “Lira de Apolo” porque el final es la muerte, un silencio acaso luminoso. Juan Eduardo Cirlot proveyó en su día, más que un lema, un íntimo descubrimiento del orden, donde todas las máscaras misteriosamente encajaban. Entre el mito y el logos, Hermes Mercurio con sus dos (o dos mil) caras, fascinado, con o sin ironía, por las divinas palabras que en el mundo han sido (desde las religiones, pasando por los versos y la filosofía, hasta la peripecia de los científicos) y que vuelven a ser, ávidamente fagocitadas, en la conciencia personal. Al fin y al cabo es cierto, como se lee en el Diario de Argónida, de Caballero Bonald, que “Se me ha olvidado todo lo que no dejé escrito”.

Sandalias de Mercurio

Sandalias de Mercurio
Cabellera de Berenice
Perséfone y las rosas
Síntesis de Ariadna
Virtualidad de Medea
Laocoonte de Marlboro
Géminis ante el altar del Dios desconocido
Géminis en la tumba del Dios desconocido
Fragua de Vulcano (y brindis)
Psique
Eros se explica un poco
Poderosa Afrodita (Didascalia)
Taliesin (Retrato de familia hasta el Big Bang)
Maratón
Caduceo de Hermes (Feérica)
Lira de Apolo