Tienda de campaña (2015/12/14)

TIENDA DE CAMPAÑA

 Me gustan las campañas electorales. Antes tenía la impresión de estar leyendo siempre la misma novela de Pío Baroja: “La política de Alcolea respondía perfectamente al estado de inercia y desconfianza del pueblo. Era una política de caciquismo, una lucha entre dos bandos contrarios, que se llamaban el de los Ratones y el de los Mochuelos; los Ratones eran liberales, y los Mochuelos, conservadores”. “Alcolea se había acostumbrado a los Mochuelos y a los Ratones, y los consideraba necesarios. Aquellos bandidos eran los sostenes de la sociedad; se repartían el botín; tenían unos para otros un tabú especial, como el de los polinesios”. Esto era El árbol de la ciencia, en 1911, y esto es lo que ha podido sentir un elector español hasta hace bien poco: una especie de asco resignado y alcoleico, junto a la expectativa de que saliese en las urnas algún mochuelo o ratón conocido que pudiese hacerte un favor, o al menos resolverte la vida. Eso era España. Pero ha pasado un siglo y justo ahora tenemos a un Alí y a un Babá diciendo su abracadabra ante la cueva de los 40 (millones de?) ladrones. A Pedro Sánchez en el Debate de Atresmedia lo he visto muy justo de chaqueta. Falto quizá de un peeling en las distancias cortas. Su mensaje: muera Mariano. Su carisma: él hará lo que sea por todos y por todas (¿qué significa “lo que sea”? ¿Quiénes son “to2”?). Pablo Iglesias, como Pedro por su casa. Este chico, con su aire de cristo complutense en asamblea vecinal, sería mi mejor apuesta en Gran Hermano. Lo de generar miles de empleos desarrollando las energías limpias debe de ser que nos va a poner a todos a hacer voladores con las orejas. Albert Rivera es un muchacho aplicado pero no controla aún los nervios. Soraya Sáenz de Santamaría, aunque un poco desubicada, confirma la certidumbre de que en este país, pese a la posmodernidad, “Las meninas” siguen siendo nuestra obra maestra. Izquierda, Hundida. Y del muy odiado Mariano qué podríamos decir. Mariano es ese padre ausente que nunca falta cuando hay que dar una colleja. Lo dicho. Como Alí, como Babá, como los 40 millones de españoles: estoy muy ilusionada. Y conspiramos unidos con Atresmedia contra el evangelio según Bar Cenás.

 Diario de Cádiz, lunes 14 de diciembre de 2015, p. http://www.diariodecadiz.es/article/opinion/2176245/tienda/campana.html