Ramón Sánchez Ferragut (2011/11/21)

RAMÓN SÁNCHEZ FERRAGUT

            Escribía George Orwell, en su novela 1984, que “Quien controla el pasado, controla el futuro; quien controla el presente, controla el pasado”. La memoria colectiva es siempre una cuestión de poder. Las democracias de la posmodernidad se caracterizan por una cultura conmemorativa en la que hay una corriente dominante y multitud de memorias segmentarias antagónicas y complementarias. En este contexto se sitúa el libro que ha escrito Patrocinio Sánchez-Ferragut, También se vive muriendo, donde ha querido conservar la memoria de su padre. En efecto, la historia de Ramón Sánchez-Ferragut es uno de esos errores que no benefician a nadie y que nadie reclama como suyos: un joven civil, un oficial de la marina mercante cuyo barco, en tiempo de guerra, es requisado por el gobierno de la II República, y como tal viaja a la Unión Soviética para llevar alimentos y otros productos a cambio de armas, hasta que un día se encuentra retenido en Odesa por las autoridades soviéticas y más tarde condenado sin juicio a quince años de trabajos forzados en diversos gulags, de Siberia a Kazajstán, en condiciones infrahumanas. ¿Por qué? Porque, una vez que el estado comunista se apropió contra todo derecho del barco, no sabía qué hacer con la tripulación. Cuando la diplomacia española consigue la repatriación de estos españoles, viene la segunda parte de la odisea: el estar bajo sospecha, en el régimen de Franco, por haber venido del otro lado del telón de acero. Ramón rehízo su vida en Guinea y nunca quiso escribir –ni mucho menos publicar– sus memorias. A menudo, para sobreponerse al pasado hay que olvidarse de él. Sin embargo, su hija Patro no ha querido que tanto dolor y tanto heroísmo caigan en el olvido, y con la misma perseverancia que caracterizó a su padre ha ido reuniendo y cotejando los datos para escribir estas memorias, sin ser historiadora, periodista ni escritora. Sólo una niña curiosa, una hija admirada y una mujer tenaz. No es un caso frecuente. El jueves que viene se presentará También se vive muriendo en la Asociación de la Prensa de Cádiz. Una historia tan verdadera como increíble. Un trozo de memoria que se recupera por amor filial, y no para hacer daño a nada ni a nadie.

Diario de Cádiz, lunes 21 de noviembre de 2011, pág. 37.

http://www.diariodecadiz.es/article/opinion/1119511/ramon/sanchezferragut.html