Ponerse las pilas (2012/04/23)

PONERSE LAS PILAS

Me mandan la reseña de un libro en que Niall Ferguson defiende la idea de que de todos los modelos de civilización que sobre la tierra han sido, el sistema de las democracias occidentales es el que más ventajas ofrece a sus ciudadanos, y que sería lástima que cundiera el desánimo y el escepticismo para ir a caer, por ignorancia, no ya en las garras de algún terrorismo fundamentalista sino en las de alguna potencia emergente y voraz de dudosas garantías cívicas, como China. Al margen de las amenazas apocalípticas que se ciernen sobre el eurocentrismo, es útil serenarse y plantear el problema pensando en positivo. Por ejemplo, combatir las desviaciones del sistema (el derroche, la corrupción, etc.) no es imposible en el marco de un estado de derecho. Conviene, en el caso de España, avanzar en el aprendizaje de eso que se llama civismo, en su doble acepción: “Celo por las instituciones e intereses de la patria” y “Comportamiento respetuoso del ciudadano con las normas de convivencia pública”. Entre nosotros (más cuanto más al sur), el civismo es escaso: la gente lo quiere todo pero no da nada a cambio. Admiramos al parásito que vive de gorra, al escaqueado que no paga impuestos, al chantajista del sistema que no es sino una variante improductiva de golfo y depredador. Como dice José Antonio Marina, una sociedad que alimenta el triunfo de los gorrones es una sociedad estúpida y por tanto condenada al fracaso. Pero nada nos impide trabajar para desarrollar el sentido cívico de corresponsabilidad. Así, el que una empresa vaya bien no sólo beneficia a los propietarios sino a los empleados. De modo que no está de más trabajar en un sindicalismo que se interese por la rentabilidad de la empresa. Y si la seguridad social no puede regalárnoslo todo, cofinanciaremos lo que tengamos que cofinanciar. Vigilando siempre, en contrapartida, que las leyes se cumplan y la gestión se realice con trasparencia. Son tiempos duros que requieren rescatar esos valores que vuelven a ser necesarios: la integridad, el trabajo, el sacrificio. Depende de nosotros ponernos las pilas.

Diario de Cádiz, lunes 23 de abril de 2012, pág. 12.

http://www.diariodecadiz.es/article/opinion/1239892/ponerse/las/pilas.html