Pokémon (2014/11/03)

POKÉMON

Estamos a la espera de que el CIS publique su barómetro de otoño y cristalice así el malestar social en una intención mayoritaria de votar a Podemos. Ando leyendo un ensayo que no tiene desperdicio: De animales a dioses (2014), de Yuval Noah Harari. Trata de cómo el homo sapiens se distingue del resto de las especies por su capacidad para inventar normas, mitos, leyes, sobre los que estructurar amplias redes de cooperación entre individuos que no se conocen. Este “orden imaginado” sólo puede mantenerse “si hay grandes segmentos de la población (y en particular grandes segmentos de la élite y de las fuerzas de seguridad) que creen realmente en él”, o, lo que es lo mismo, que no admiten nunca que ese orden (cristiano, islámico, marxista, democrático, o lo que sea) es una ficción. La justicia ha ido poniendo sobre la mesa los hechos que demuestran que para gran parte de nuestra clase política la democracia es una coartada para el desarrollo de su codicia y su ambición. Pero nuestro sistema tiene otras grandes patas: el marco constitucional de un estado de derecho, la educación y la sanidad públicas, y aunque los partidos políticos hayan hecho todo lo posible para debilitarlas, lo cierto es que estas tres instituciones siguen inspirando la confianza imprescindible para que el ciudadano, ese infeliz, apueste por cooperar con el sistema. Porque la defensa más fuerte del orden imaginado radica en que modela los deseos personales, y todos aspiramos a una educación, una sanidad y un orden legal que garanticen la convivencia. Yo no sé si Podemos podrá. Las culturas intentan siempre ajustar la contradicción que las configura: contradicción, por ejemplo, entre “igualdad” y “libertad”. La cuestión es que Podemos no parece haber afrontado esa contradicción. Claro que es ahora cuando viene la ingeniería pre-electoral, para diseñar algo que encubra la “disonancia cognitiva”. Hay quien piensa que es poético votar a un partido que surge de la fractura entre la realidad y el deseo. Pero hay quien piensa que no deja de ser una estupidez votar una ficción pueril. Y mientras tanto, siguen cayendo las máscaras.

 

Diario de Cádiz, lunes 3 de noviembre de 2014, p.

http://www.diariodecadiz.es/article/opinion/1891487/pokemon.html