Musculosa (o musculada) (2010/06/20)

Pertenezco a un agregado de señoras averiadas que hacen rehabilitación en la piscina del pabellón Ciudad de Cádiz. (También hay Un Hombre, cohibido y silencioso). El caso es que, mientras el fisio se olvida de que llevamos ya mil abdominales sin parar, la gente charla y hace puestas en común sobre La Crisis. Llevo días pensando y se me ocurren cinco ponencias para mantener elevada la moral. 1) Si se descubre una manta raya en la piscina no hay que temer: la manta raya, aunque escualo, se alimenta de plancton y nosotras jamás seríamos confundidas con el plancton por una manta raya. 2) Si paseas por Puerto América verás una escala de las de desembarcar el pasaje de un crucero: costó 30 millones de las antiguas pesetas, nunca se ha usado (está llena de peldaños y giros en ángulo de 180 grados) y ahí la tenemos: a nuestra disposición para reflexionar sobre lo que es una barrera arquitectónica desactivada. El exorno del basurero se completa con el monumento al tupper-ware de barquita: la rotonda Guiness más pequeña del mundo. 3) Si necesitas hacer autoestop, es posible que te recoja alguno de los 60 coches que forman el parque móvil, con exención de peaje en autopista, de la Diputación Provincial. 4) El BOE nº 263 de 31 de octubre de 2009 publica el Decreto por el que el Ministerio de Ciencia e Innovación concede siete millones de euros a la Basque Culinary Center Fundazioa, fundada por los cocineros Arzak, Subijana, Arguinaño, etc. Yo entiendo que la cuestión no es simple y hamletiana (comer o no comer), sino la transferencia del conocimiento sobre la comida en una sociedad multicultural y postpostmoderna. 5) Nosotros vamos a constituir la asociación de vecinos “El choco del 12” en un local precioso que nuestra presidenta ha conseguido yendo directamente al ayuntamiento a extorsionar a grito pelado a la alcaldesa. Más que AVV somos plataforma ciudadana, pero da igual. Surgimos con el ecopropósito de defender la denominación de origen del frito gaditano sin deconstruir, Full Frito Mix: confuso, con su poco de todo y mucha parpujita y algo de morena. Si esto no fuera suficiente, si de pronto tu entorno familiar se torna siniestro, podemos compartir esta intuición que extraigo de una novela: “Sospecho que estamos muertos”. Muerto el perro se acabó la rabia. Dicho lo cual, creo que lo mejor será hacer otros mil abdominales. Y que la pobreza nos coja musculosas (o musculadas).

Diario de Cádiz, 20/06/2010

http://www.diariodecadiz.es/article/opinion/730233/musculosa/o/musculada.html