Lógica y sustracción (2014/07/14)

LÓGICA Y SUSTRACCIÓN

Un lipograma, según el Diccionario de la Real Academia, es un texto “en el que se omiten deliberadamente todas las voces que contienen determinada letra o grupo de letras”. Se trata de un ejercicio de ingenio que inventaron los griegos. Este tipo de excentricidad tuvo continuación en todas las épocas. Entre lo más vistoso está el OuLiPo francés (Ouvroir de Littérature Potentielle), y en él Georges Perec, autor de una novela negra titulada “La Disparition” donde el verdadero secuestro era el de la vocal más frecuente en francés: la “e”. Rizando el rizo, la traducción de esta novela al español ha supuesto adaptar el texto de modo que desaparezca de él nuestra vocal más frecuente, la “a” (El secuestro, Anagrama, 1997). Cuenta Marius Serra, experto ludolingüista, que un británico llamado Giles Brandreth anda ahora lipo-reescribiendo las obras completas de Shakespeare. Hamlet sin la letra “i” (latina) daría «to be or not to be; that’s the query» (noten la falacia de discriminar entre I latina e Y griega: para ese viaje no se necesitaba tanta alforja). Yo entiendo que estas cosas son importantes para el progreso de la humanidad. Y lo voy a demostrar, sin acritud alguna. Fíjense que la técnica del lipograma es la de la sustracción (del griego “leipein”: abandonar). Yo sustraigo o abandono la teleología, el carisma y el curriculum y me presento a secretaria general del PSOE (por ejemplo). Abandono el sentido de la equidad y la justicia y permito que no se ejecute el desahucio de un caradura que lleva años sin pagar un piso de protección oficial que tiene realquilado (en el municipio gaditano, por ejemplo). Abandono el sentido común y cierro la verja: consigo que los gibraltareños dejen de comprar segundas viviendas en España, dejen de hacer la compra en La Línea y se queden, como quien dice, enrocados en su roca, pagando las lechugas iceberg a 1.20 libras esterlinas la unidad y pidiéndolas en inglés (porque a las nuevas generaciones la lengua española o castellana no les simpatiza y ya no son bilingües). Dicho lo cual, abandono la fotocopia de dieta que como gran favor personal me ha facilitado mi endocrino y me voy a la playa a engrosar las huestes de gordas al sol. O sea, las lipoapolíneas, adiposas huestes.

Diario de Cádiz, lunes 14 de julio de 2014, p. 13. http://www.diariodecadiz.es/article/opinion/1815184/logica/y/sustraccion.html#