La Real Academia en Cádiz (2012/11/19)

LA REAL ACADEMIA EN CÁDIZ

 En el Oratorio de San Felipe Neri caben 250 personas. 250 personas pueden ser felices asistiendo al teatrillo de la inteligencia, los buenos modales y la cultura en ocasión muy especial: la del homenaje de la Real Academia Española a la Constitución de 1812, en sesión excepcionalmente pública y celebrada fuera de su sede. El Prof. D. José Manuel Blecua, director de institución, fue explicando el protocolo y los puntos del orden del día. El más interesante es “Papeletas”: cuando los académicos proponen nuevas palabras para el diccionario. Para eso nació la RAE, con el lema “Limpia, fija y da esplendor”, en 1713: un momento en que el español era la lengua de un imperio planetario, sí, pero, como el imperio español ya no era la primera potencia mundial, su lengua se veía asaltada por los galicismos. Ahora son los anglicismos, como el que se discutió aquel día: “Serendipia” (de “serendipity”). “Serendipia” y “serendipidad” figuran ya en las dos ediciones del Diccionario del Español Actual de Manuel Seco, Olimpia de Andrés y Gabino Ramos (Aguilar, 1999 y 2011), donde se definen, respectivamente, como “descubrimiento afortunado o beneficioso hecho de manera accidental”, y como la “facultad de hacerlo”. La RAE rechazó en su momento estas voces porque D. Francisco Ayala defendió que nosotros tenemos para eso la palabra “chiripa”, de origen desconocido pero quizá idéntico: Seren-dip, la isla de Ceilán (actual Sri Lanka), que es donde trascurre el antiguo cuento de tres príncipes persas que solucionan sus problemas con inesperados hallazgos. Aunque no se llegase en San Felipe a ninguna conclusión, todo hace indicar que haberemus serendipia oficialmente. Y es una buena noticia, porque no es lo mismo nuestra  chiripa castiza, que procede del ámbito del juego y es lo mismo que carambola, que este otro azar que nos viene del ámbito científico y supone que la suerte opere sobre la inteligencia de la mente creativa y alerta, como le sucedió a Fleming cuando descubrió la penicilina. Nos vamos civilizando. Como se va civilizando también este español de pelo en pecho que es D. Arturo Pérez Reverte, a quien debemos la gentileza de la Real Academia para con Cádiz un inolvidable jueves 8 de noviembre de 2012. Quede constancia de nuestra admiración y nuestra gratitud.

Diario de Cádiz, lunes 19 de noviembre de 2012, pág. 15.