Juan Manuel Fernández, librero (2013/01/28)

JUAN MANUEL FERNÁNDEZ, LIBRERO

En su blog “A los libros” publica Daniel Heredia una cálida y enjundiosa entrevista a Juan Manuel Fernández cuando acaba de cumplir 40 años de librero. La entrevista ha suscitado muchas adhesiones de lo que Juan llama la “familia” de su librería. En este curioso país, que tan bien retrata Cercas en su última novela (novela de quinquis y abogados de quinquis), tendemos a olvidar nuestro mejor patrimonio: esas personas que viven entregadas a oficios necesarios con vocación tan esmerada, con respeto tan profundo, que hacen de su profesión un íntimo sacer-docio: un ministerio sagrado. Los habituales del establecimiento saben de este vejeriego delgado, de aspecto invariable a lo largo del tiempo, tez blanquísima y perfil de moneda, que habita un mostrador forrado de libros exactamente igual que un pájaro en el nido: inmóvil y mimetizado entre las hojas de su territorio, con un ajetreo constante pero imperceptible, y la mirada aguda y siempre alerta. Del desenvolvimiento y trato de Juan Manuel qué decir, sino que son propios de la más afamada feria de los discretos. Su prestigio de rastreador, merecido (aunque nunca te acaba de contar el secreto último de sus alquimias: ese libro imposible que encontró donde menos se podía sospechar, y nunca he llegado a saber si fue en su propia casa o quizá en Raimundo). Sus referencias, elecciones y consejos, certeros y de calidad:  a Juan Manuel le debe Fernando Quiñones que la Canción del pirata sea un long-seller; a él le deben mis ahijados un regalo tan exquisito como la edición troquelada del Principito de Saint-Exupéry (que ignoro qué suerte habrá corrido en sus wasapeadoras manos); por su culpa mi biblioteca está llena de pequeñas e inesperadas tentaciones que él dispone para que yo las vea justo antes de ir a pagar (la última, una edición facsímil, en Renacimiento, de la traducción al español de “El matrimonio del Cielo y del Infierno” de William Blake, con colofón del 24 de diciembre de 1942 en México). Gracias a Juan Manuel es posible contestar la pregunta más difícil del mundo: ¿Qué te llevarías a una isla desierta? Pues… la librería Manuel de Falla (Plaza Mina 2, Cádiz), con Juan Manuel Fernández (y Manolo, y Mari) dentro.

Diario de Cádiz, lunes 28 de enero de 2013, pág. 12.
http://www.diariodecadiz.es/article/opinion/1447444/juan/manuel/fdez/librero.html