INTELIGENCIA ARTIFICIAL (2014 06 30)

INTELIGENCIA ARTIFICIAL

Hiroshi Ishiguro construye androides cada vez más parecidos a seres humanos. Sostiene Ishiguro que para un japonés, dentro de la cultura sintoísta, todo (sea micrófono, mesa, robot…) tiene alma, y que a base de intentar reproducir lo humano en la máquina lo que intenta es acercarse a la comprensión de lo humano. Leo en una revista que los robots de Ishiguro son algo más que tecnología: son objetos inertes que albergan el espíritu de su creador (Sonzai-Kan). En YouTube pueden ustedes escuchar cómo Kodomoroid (la robot niña que presenta telediarios) le pregunta a Ishiguro que por qué la creó. El paso siguiente es que Kodomoroid se aburra, se enamore, se deprima, se rebele contra su autor y escriba una autoficción: ahí tienen un manga con el argumento de la novela Niebla de Unamuno (que este año cumple un siglo). Qué cosas. Claro que los androides de Ishiguro deben funcionar en una especie de mundo ideal, de espacio euclidiano sin rozamiento social o existencial. Porque son físicamente casi perfectos, parpadean, hablan idiomas, formulan con extraordinaria educación preguntas filosóficas… Pero no creo que a Ishiguro le haya dado por recrear un robot obsesivo-compulsivo, o uno de esos cabroncetes que te hacen la vida imposible en el trabajo. No. Sus androides son edénicos, anteriores a la caída. Yo tengo una gran confianza en el programa Geminoid. En un futuro no muy lejano mi móvil, desde las profundidades de mi bolso, se encargará de contestar él solo a las llamadas, incluidos los mensajes de esos clubs de wasapeaores que se pasan el día diciéndose: ja-ja, je-je, ji-ji. A los alumnos la UCA les instalará desde el principio un nano-implante cerebral con las materias de las que se hayan matriculado. A los profesores también. Examinar será como pasar un escáner. En mi tiempo libre me iré de cooperante a les Illes Balears con la ONG Salvar al Fiscal Pedro Horrach. Es un tamagochi perturbado, con problemas de disfunción institucional. Lo peor es que ha logrado confundir al Diccionario de la Real Academia: vean ustedes el artículo enmendado “Fiscal”. Aunque tal vez yo debería apuntarme a la ONG Salvar al DRAE. Uff, qué de problemas y retos suscita la inteligencia artificial.

Diario de Cádiz, lunes 30 de junio de 2014, p.8.

 http://www.diariodecadiz.es/article/opinion/1805663/inteligencia/artificial.html