Homo liquen (2013/08/26)

HOMO LIQUEN

El ser humano está bastante bien diseñado, pues cuenta con dos mecanismos de supervivencia: la esperanza (llámesele fe o lo que sea) y el humor (que viene a rellenar los huecos de la esperanza). De lo que se trata es de no sentir el vacío, la nada. Ni siquiera en su reformulación de antimateria. Enfrentada a los grandes retos de la humanidad, voy inclinándome por las soluciones imaginarias y amables (soy de Letras, y ya no tengo edad de querer sufrir). Así que en vez de Borges me conformo con la serie “The Big Bang Theory”. Su protagonista, Sheldon Cooper, me ha ubicado en un escenario mental reconfortante: si los zoólogos aciertan al diagnosticar que la supervivencia depende de la capacidad de simbiosis para mejor adaptarse al medio, no cabe duda de que al ser humano lo que más le convendría es fusionarse con el liquen, simbiosis de hongo y alga con milenios de éxito biológico. El homo lichen es, como humano, capaz de esperar milagros y de divertirse entre que llegan o no; como hongo, reside en cualquier sitio (sin hipotecas); y, como alga, para alimentarse le basta la luz. Estoy en la playa de Cádiz, en medio de un ocio ateniense, reflexivo, cuando de pronto LO VEO: veo el escenario, el sentido del universo. He aquí al homo liquen verídico: un gaditano colocado estratégicamente a la orillita del mar, nutrido por el sol, con la esperanza y el humor sólidamente construidos en torno al Carnaval. Para verano, Antonio Rivas y sus congéneres han inventado el mini-coro, mucho más fácil de juntar y desplazar a chiringuitos. El año que viene, quién sabe si tendremos la tele-chirigota a domicilio (despedidas de solteros, celebración de divorcios). La comparsa la veo más para homenajes sentidos. El coro, bicentenarios y tal. El cuarteto, en terapias grupales económicas (psicodrama, Gestalt). El romancero para logopedas: como en “El discurso del rey”. Si alguien no canta, puede tocar el pito o hacer de boy. Yo ya he decidido, gracias a Sheldon, con qué simbiotizarme y dónde vivir. Otro día me plantearé si, cuando Cataluña se independice, me voy o no con ella. Porque siempre podría quedarme en Cádiz en calidad de cónsul. Persona-liquen-en Cádiz-cónsul catalán.

Diario de Cádiz, lunes 26 de agosto de 2013, p. 8.

 

http://www.diariodecadiz.es/article/opinion/1589987/homo/liquen.html