Facebookituri te salutant (2011/03/28)

FACEBOOKITURI TE SALUTANT

 Me han abierto una cuenta en Facebook pero no he sido capaz de ponerla a funcionar. Me he quedado atascada en el primer casillero: LO QUE ESTOY PENSANDO AHORA. Podía haber escrito cualquier cosa (¡Hola! ¡Ya estoy aquí!), o toda la verdad: “Me siento rarísima de estar aquí a mi edad escribiendo tonterías en vez de llamar a alguien para hablar. Escribiendo que no me apetece escribir ahora nada porque la sola situación me bloquea”. ¿Realmente no estoy pensando en nada? No es cierto. Pienso en la campaña de “La hora del planeta” y la magnífica repercusión que ha tenido. Pienso que han sido los japoneses los que han mostrado al mundo lo que significa la razón en marcha de una comunidad llena de civismo y sometida a la amenaza más grave. Recuerdo que no hace mucho hubo una llamada al apagón durante diez minutos para protestar por la subida de las tarifas eléctricas en España. Aquella llamada también tuvo respuesta pero no apareció en prensa, como si no hubiese existido. Tampoco tuvo eco la convocatoria a manifestarse frente a los Ayuntamientos de cada ciudad contra las prebendas económicas de los políticos (en Cádiz no fue nadie: era Carnaval). Recuerdo comentarlo con amigos periodistas: “Pues claro que no se dio la noticia. ¿Tú de quién crees que vivimos?”. Evidentemente, la prensa vive de la publicidad: de la publicidad de las grandes empresas, como Endesa, y de la publicidad de los partidos políticos que gestionan las instituciones, más aún ahora que ya huele a urnas. Pienso en consecuencia que hace mucha falta algo como Wikileaks, para informar de aquello que no se dice porque no interesa a los poderes fácticos. No creo que seamos capaces de cambiar el sistema, ni el energético ni el capitalista, porque el hombre es un hombre para el hombre y no parece que la mujer o los antisistema sean distintos. Los iluminados son pocos, los demás somos demasiados y seguimos creciendo como lo que somos: una plaga de bípedos implumes que a veces piensan, que saben que van a morir y que saludan, saludan a la cámara, te saludan por Facebook y te dicen cosas tan tontas como Hola Ya estoy aquí Multiplicando el ruido Contaminando la soledad Sálvame de mí.

Diario de Cádiz, 28 de marzo de 2011, p. 12