Decálogo de Don Quijote (2016/06/13)

http://www.diariodecadiz.es/article/opinion/2305632/decalogo/don/quijote.html

DECÁLOGO DE DON QUIJOTE

Hoy la columna me la escribe Miguel de Cervantes, para ilustración de todos los candidatos que concurren a las elecciones del 26-J. Es un decálogo y dice así. “1. Primeramente, ¡oh hijo!, has de temer a Dios, porque en el temerle está la sabiduría y siendo sabio no podrás errar en nada. 2. Lo segundo, has de poner los ojos en quien eres, procurando conocerte a ti mismo, que es el más difícil conocimiento que puede imaginarse. Si tomas por medio a la virtud y te precias de hacer hechos virtuosos, no hay para qué tener envidia a príncipes y señores, porque la sangre se hereda y la virtud se conquista, y la virtud vale por sí sola lo que la sangre no vale. 3. Nunca te guíes por la ley del encaje, que suele tener mucha cabida con los ignorantes que presumen de agudos. 4. Hallen en ti más compasión las lágrimas del pobre, pero no más justicia que las alegaciones del rico. 5. Cuando pudiere y debiere tener lugar la equidad, no cargues todo el rigor de la ley al delincuente, que no es mejor la fama del juez riguroso que la del compasivo. 6. En lo que toca a cómo has de gobernar tu persona y casa, no andes, Sancho, desceñido y flojo, que el vestido descompuestoda indicios de ánimo descuidado. 7. Sea moderado tu sueño, que el que no madruga con el sol, no goza del día; y advierte que la diligencia es madre de la buena ventura, y la pereza, su contraria, jamás llegó al término que pide un buen deseo. 8. Para ganar la voluntad del pueblo que gobiernas, entre otras has de hacer dos cosas: la una, ser bien criado con todos; y la otra, procurar la abundancia de los mantenimientos, que no hay cosa que más fatigue el corazón de los pobres que la hambre y la carestía. 9. No hagas muchas leyes, y si las hicieres, procura que sean buenas, y sobre todo que se guarden y cumplan, que las leyes que no se guardan lo mismo es que si no lo fuesen, antes dan a entender que el príncipe que tuvo discreción y autoridad para hacerlas no tuvo valor para hacer que se guardasen; 10. No te muestres codicioso, mujeriego ni glotón, porque en sabiendo el pueblo y los que te tratan tu inclinación, por allí te darán batería, hasta derribarte en el profundo de la perdición”. (Ya nos daríamos, ya, los votantes con un canto en los dientes…)

Diario de Cádiz, lunes 13 de junio de 2016, p. 16.