Cervantes 2016 (2016/02/22)

CERVANTES 2016

Cuando se conmemora el IV Centenario de la muerte de Cervantes, la gente de la cultura (escrita) está indignada por la pasividad institucional. Más allá de la crisis, algunos apuntan que la causa es la política anticultural del PP, que llueve sobre mojado porque la (buena) educación es un tema pendiente en España. Pregunté a los alumnos de una clase de último curso de Filología Hispánica quiénes habían leído el Quijote de verdad: seguido y entero. De 40, resultó que tres: dos de ellos Erasmus. Parece que Cervantes sobrevive mayormente en el extranjero, donde lo leen para comprendernos a nosotros, que no lo leemos nunca. Los estereotipos nacionalistas han explotado tanto al manco de Lepanto, y la imagen de un hidalgo doliente y crístico, que sólo de pensar que somos hijos del Quijote nos entra aburrición. Nadie en su sano juicio escoge como referente vital a un viejo perdedor, perturbado y agónico: es antivital y deprimente. España no es ya lo suficientemente oriental, o budista. (Quizá ahora, con el movimiento podemita de renuncia a los valores del mercado, haya un retorno del Jedi).

Ha habido iniciativas para promover la lectura del Quijote. La Real Academia ha editado una versión “adaptada” por Pérez Reverte que elimina pasajes prescindibles, reordena frases y sustituye algunas palabras. Andrés Trapiello, convencido de que la barrera es el castellano del siglo XVI, lo ha “puesto en castellano actual íntegra y fielmente”. El resultado es interesante pero arbitrario, y al final, como dijo Sancho Panza por boca de una de mis alumnas, quizá para ese viaje no hagan falta esas alforjas: ya puestos, nos quedamos con el original. Lo mejor que se puede hacer en memoria de Cervantes es leerlo por gusto. Ahora que se llevan las iniciativas colectivas independientes, yo propondría un ciclo de lecturas comentadas del estilo del que montó Paco Rico con el actor Fernando Arias: “Los cómicos de la lengua”. Pero, ¿quién puede pagar hoy aquí el caché de Paco Rico? Tendría que ser con voluntarios. Como si fuera una de aquellas ventas donde el que sabía leer leía para los demás, para pasar un buen rato. Sin flashes. Sin políticos en campaña. Gratis et amore. A la intemperie.

Diario de Cádiz, lunes 22 de febrero de 2016. http://www.diariodecadiz.es/article/opinion/2224663/cervantes.html