Por palabras. Villamartín (2006/11/28) (Dolmen de Alberite)

(Por palabras. Villamartín)

                                   MATRIMONIO ANTIGUO E IMPORTANTE…

Matrimonio antiguo e importante, con la credibilidad de seis mil años de avenencia post mortem, ofrece para visitas su dolmen funerario en Alberite, a 4 km. de Villamartín (Cádiz). Monumento único: más de veinte metros (mucho mayor que el de Antequera) para sólo dos personas. Muros pétreos laterales (ortostratos) con refuerzo exterior de mampostería (estilo Micenas) y jambas de separación de dependencias interiores. Lajas de hasta ocho mil kilos. Decoración esquemática último grito (soles, gentes armadas, armas sin gentes, orla de adorno en zigzag). Coqueta alcoba fúnebre pigmentada en rojo, igual que resto de pared y techumbre. Efecto psíquico intensamente sa(n)grado. Ajuar de primera de la más selecta procedencia: dos mil cuentas de variscita verde (para vestidura de pedrería) directamente traída de Encinasola (Huelva); útiles pulimentados (hachas, gubias, azuelas) igualmente onubenses; ámbar del Mediterráneo; prisma de cuarzo ahumando king size (20 centímetros) de la Sierra de Guadarrama (actualmente en el Museo de Cádiz); cinabrio de Almadén. Intimidad (los huesos han sido retirados) y discreción (miles de años de incógnito). Cubierta recién instalada: carpa aerodinámica Tercer Milenio (diseño exclusivo del arquitecto sevillano José Carlos Sánchez Romero) que produce un “efecto túmulo” sin los inconvenientes del subterráneo. En la vecindad, otros cinco dólmenes unifamiliares aún sin excavar, y la garantía ultramundana de que este solar, con cementerio musulmán posteriormente adosado, siempre ha sido camposanto. En justa correspondencia, el matrimonio prócer requiere de la Junta de Andalucía: a) cuatro focos de luz en las patas de la carpa que den visibilidad nocturna al complejo; b) más grijo que cubra el suelo del dolmen, tanto para proteger la zanja de cimentación como para disimular las trampillas de desagüe; c) un canalillo de drenaje al pie del talud circundante de tierra, para cuando llueva; d) un cerco de cipreses que sirva de frontera visual decorativa y simbólica; e) un carril que permita girar a los autobuses de visitantes; f) dotación para el centro adyacente de interpretación; g) un guarda instruido para hacer de guía; h) un vallado que defienda la propiedad de vándalos, grafiteros y caballerías defecadoras; i) una dotación crónica al ayuntamiento para poder mantener el complejo. Para mayor información, diríjanse a los apoderados del matrimonio difunto, sres. Gutiérrez López (José María), Enríquez Jarén (Lorenzo) y Nadales Labrador (Francisca). Razón: Museo Arqueológico de Villamartín. O Delegación de Turismo. [La eternidad es larga pero ya va habiendo algo de prisa].

Diario de Cádiz, martes 28 de noviembre de 2006, pág. 14