La fiera de las galaxias (2005/02/01)

LA FIERA DE LAS GALAXIAS (Episodio 1)

Magnífico, Ubérrimo y Muy Venerable Superior Inmediato:

Aquí Vaderretro, comandante en jefe de la patrulla “La Fiera de las Galaxias”, evacuando informe. Posponemos invasión Tierra comenzando por Cádiz. Técnicas de infiltración y mimetismo con población no del todo efectivas. No “fallo” exactamente: más bien “disfunción”. Me explico.

Invasora A se mezcla con movida juvenil, bebe bebidas, consume substancias, no se puede contar con ella en horario diurno, viste semidesnuda ropichi de infratejido: gran, gran resfriado en estos días. Invasor B se camufla en sector “Paraítos de Cádiz”. Ayer todo el día en cola para extra de película “Alatriste”. B fue primero ataviado de chapero del Caribe. Primer error: el film no es de 007 en la Habana. Luego fue de transeúnte de mediana edad: demasiado corriente. Finalmente comprendió el asunto: mucho tullido en Siglo de Oro. Calculo para B gran futuro en el cine, pero no puede ya empuñar pistola láser: por exigencias del guión, se ha arrancado motu proprio los brazos. Invasor C se mezcla con agrupaciones oficiales del Carnaval. Mucho estrés, mucho odio al prójimo en mundo del arte. No se puede hablar con C: se niega a responder por miedo a que le plagien. Sólo se anima cuando se le grita “¡Logroño!”, “¡Olla!”, “¡Camión!”. Y llora cuando se dice: “Caleta”, “Madre”, “La Viña de mi corazón”. C, intratable, con los vellos como escarpias, siempre de punta. Invasor D, padre de familia asociado a chirigota familiar. Todas las noches ensayando con amigotes. Está en busca y captura por su mujer. Invasora E, vestida de Erasmus, se introduce en Universidad. Nunca hay clase. Totalmente missing. Busqué a quién pedir razón. Nadie responde. En estas fechas gobierno UCA anda correteando detrás de cantantísimo famoso Alejandro Sanz. Lo persiguen para imponerle megacorona de superalumno (qué cuca, la UCA, apañando la foto). Invasor F, el insignificante de la patrulla, convertido en hombre importante. Fracaso total: cuando un infeliz toma posesión de un cargo, como que comulga con el poder, se marea, se transustancia, se pone imposible y se vuelve gilipollas.

A estas alturas, Magnífico, Ubérrimo y Muy Venerable Superior Inmediato, estoy solo. Carezco de esperanzas invasoras. Creo que voy a salir con Invasor G (que no comparece en la base desde que empezaron las rebajas), a apatrullar la calle Ciudad de Santander. Insisto: no fallo, sino disfunción. Exceso de mimetismo. Debimos usar método de distanciamiento Brecht, y no método de confusión Stanislavsky. Compungido estoy. Voy al bazar de los moritos, a ver si hoy tiene Isaac sábanas de pirineo.

Diario de Cádiz, martes 1 de febrero de 2005, p. 12