El regreso del Dadá (2008/04/01)

EL REGRESO DEL DADÁ

Una de las claves del humor está en la falta de decoro: por ejemplo, usar un estilo vulgar en un contexto culto o viceversa. Un ejemplo: un paso del Ecuador de Historia del Arte con destino Italia. Rávena. Iglesia de San Apolinar in Classe, con sus dorados mosaicos bizantinos. Una chavala se para ante la Adoración de los Reyes y exclama completamente traspuesta ante los elegantes leotardos estampados de los Magos: “Jo, Chacho, mira: con leggins de leopardo. ¡Qué molones!”. Sublime fue el instante en que un político gaditano introdujo al poeta José Hierro en estos términos: “Y aquí Ozé Hierro, der que no digo na porque no merece precentación”. El prócer confundía “precisar” con “merecer”, y ostentaba (en su caso más bien detentaba) un cargo de cultura. En clase es divertido enseñar vocabulario. “Inconsútil: sin costuras. Aplícase fundamentalmente a la túnica de Cristo”. “¿Qué podríais comprar en Zara que fuera inconsútil?”. Y una alumna contestó con toda propiedad: “Bragas”. Bragas sin costuras: qué hallazgo para volver a poner en circulación la palabra “inconsútil”. Otro momento estelar de la docencia: el cuadro de Marcel Duchamp que es una copia casi perfecta de la Mona Lisa, pero con bigote y perilla (1919). Explicación académica: “Del mismo modo que los niños, hastiados, retocan burlescamente las fotos de sus libros de texto, los dadaístas, desmitificadores que rinden culto a la destructiva creatividad infantil, parodian y desmitifican la cultura canónica”. Lo mejor es cómo se titula el cuadro: “L.H.O.O.Q.”, iniciales que, adecuadamente leídas en el francés original (más o menos “EL HA-CHÓ-O-CÜ”), dicen: “Ella tiene fuego en el culo”. Una gamberrada a costa de un Leonardo gay: éste es exactamente el espíritu de la vanguardia. Los dadaístas eran los que decían que “Hay gente que explica porque hay gente que aprende. Suprimid a ambos y sólo queda Dadá”. Cuando el Ministerio acabe –como al parecer pretende- con las Filologías para que nos incorporemos a la U.E. (Underground Europe: o sea, Europa Bajuna), voy a fundar un Taller de Palabras que se llame DADÁ. Invitaré a la inauguración a Sara Mago misma, con su novio Hortera y Casset.

Diario de Cádiz, martes 1 de abril de 2008, pág. 17