Blues del 68 (2008/04/29)

BLUES DEL 68

Ahora que se conmemora el medio siglo del mayo francés uno reflexiona sobre cómo nos cambia el tiempo. “Nosotros, los de entonces, ya no somos los mismos”, decía Neruda. En este caso, son ellos, los del 68. Bastantes de los jóvenes estudiantes que corrían delante de los guardias son hoy políticos con mando en plaza, próceres universitarios, jefes de empresa o altos ejecutivos que supieron rentabilizar sus carreras erótico-políticas (muchos corrieron delante de un guardia y detrás de alguien con quien querían hacer el amor y no la guerra) para integrarse luego en las estructuras del poder fáctico y en las superestructuras del poder intelectual, que como dice Enrique Murillo es la religión sin dioses de la progresía. Hoy les voy a regalar un relato de Julia Otxoa, “Edad madura” (Un extraño envío, 2006): “Había días en los que me resultaba muy difícil saber quién era yo. Con el tiempo me fui acostumbrando, la edad me trajo como a los otros la resignación, pero últimamente mi estado ha empeorado considerablemente, ya que de la última crisis no regresé a la realidad como las veces anteriores. Desde entonces ignoro permanentemente quién soy y qué hago en esta ciudad. En esta situación llevo aproximadamente un año. Claro que esto es absolutamente secreto, nadie lo sabe. Ante todos realizo un constante simulacro: finjo una seguridad que no tengo, respondo con aparente convicción a cuantas preguntas se me hacen referentes a mi profesión. Procuro ser ante todo lo que para la sociedad soy: el honorable presidente de la nación”. Uno se pregunta, a estas alturas, quién hay dentro de la sonrisa de ídolo agrio de Felipe González, de la desaforada estupidez de José Mª Aznar, del maquillaje esperpéntico de Jordi Pujol, del porte cortijero de Manuel Chaves, del frío aplomo de apoderado de empresarios y etarras de Ibarretxe. En el trabajo uno se asombra de la transformación de aquella musa libertaria en este marujón paranoico, aquel bravo comunista en este mafioso cabezón o aquel bobales pelotilla y simpaticote en este globo fatuo. Lo de “la imaginación al poder ¿quedó quizá en el manual gay Esta guía va de culo? El poder suele tener la imaginación en las partes pudendas, Fabio amigo.

             Diario de Cádiz, martes 29 de abril de 2008, pág. 17